El momento decisivo de la Pascua en Quito: La procesión Jesús del Gran Poder

Reading Time: 3 minutes

Ardiente de color,  un ritual extravagante y muestra apasionada de fe, la Pascua en Quito es una manera espectacular de marcar el más sombrío de los eventos católicos: el día en que Cristo entregó su vida por la humanidad. La Semana Santa es cuando los católicos de todo el país comienzan a congregarse hacia la capital para el catálogo de ceremonias dedicadas a la penitencia y la expiación de pecados, que culminan en la Procesión Jesús del Gran Poder, o la Procesión de Jesús Todopoderoso.

Cucuruchos
Los cucuruchos forman parte de la Procesión de Jesús del Gran Poder.

Emblemática en su extravagancia, la ceremonia presenta participantes enmascarados, los Cucuruchos y Verónicas; algunos usan enormes sombreros de cono púrpura, algunos se auto flagelan, otros llevan cruces terriblemente pesadas, algunos envueltos en alambre de púas y sangrando, desfilando lentamente a una música aterradora. Todo es para mostrar su devoción y arrepentimiento de la manera más ostentosa posible.

Tal vez la tradición más famosa y popular del Viernes Santo en las Américas, la procesión en el casco antiguo de Quito atrae a unas 200,000 personas, y cada año se unen más a sus filas. Los ojos entusiastas notarán que aunque el desfile de Quito parece completamente único, incluso peculiar, varios elementos tienen un parecido sorprendente con los del sur de España, y por una buena razón: la capital ecuatoriana heredó sus tradiciones de Sevilla. Sevilla fue la base de un feroz resurgimiento de la devoción cristiana después de que años de gobierno musulmán en Andalucía se pusieron fin en 1248, y fue aquí donde se fundó la inquisición en 1481, una ferviente campaña de evangelización católica que cubrió las Américas, incluyendo Quito. Sevilla fue también el principal punto de partida de las Indias Occidentales. La espléndida procesión cargada de imaginería barroca, tanto en Sevilla como en Ecuador, fue un medio para alentar la devoción. ¡La Pascua en Quito fue un ejercicio para reforzar la marca católica!

Procesión Jesús del Gran Poder
La Procesión de Jesús del Gran Poder se lleva a cabo todos los años durante el Viernes Santo.

Para una procesión tan icónica, es apropiado que la más emblemática de las instituciones católicas, San Francisco, esté en el centro de todo. La marcha comienza y termina en la primera iglesia católica de la ciudad, la Plaza San Francisco se llena de devotos vestidos con los extraños trajes tradicionales. La terraza panorámica del tercer piso de Casa Gangotena ofrece la plataforma de observación perfecta, sin dejarse atrapar por el fervor de la marcha en sí. Y con un buffet especial para la ocasión, es el lugar ideal para pasar la Semana Santa en Quito.

La plaza comienza a moverse alrededor de las 6 a.m. del Viernes Santo, cuando las personas llegan con ramos de flores y adornos para ponerse las carrozas, aunque no estarán listos para hasta al menos otras cuatro horas. Los Cucuruchos, Verónicas y otros participantes se acumulan en la parte posterior del complejo de San Francisco. A partir de las 8 AM, alrededor de 1.000 Cucuruchos preinscritos reciben capas moradas y conos de cabeza. Un par de horas más tarde se dirigen a través del Pasadizo de la Angustia, que conduce a la iglesia. No es sino hasta las 11.30 AM que las carrozas y plataformas con iconos religiosos se llevan al atrio, donde espera una gran multitud. Las multitudes escuchan en un silencio inquietante la sentencia de Poncio Pilato a Cristo, antes de que comience la procesión: las plataformas se marchan solemnemente alrededor de la ciudad, los grandes pesos transportados por los devotos. A su alrededor están los Cucuruchos vestidos de color púrpura, los Verónicas con el rostro cubierto, algunos participantes vestidos con harapos y cruces pesados. Todo esto va acompañado de un funeral fúnebre de pesadilla. La procesión regresa a la Plaza San Francisco alrededor de las 4.40 PM, desde donde el obispo realiza el ritual de Veneración de la Cruz. Una hora y media más tarde termina, y los participantes se disipan en su ciudad, regresando para celebrar el resto de la Pascua en Quito en casa.

La procesión de Jesús, el Todopoderoso, es profundamente conmovedora, tanto para los católicos que comprenden el alcance del sacrificio de Cristo como para los espectadores que presencian la devoción de los participantes. Tanto para cristianos como para no cristianos, la Pascua en Quito es una experiencia singular y una extraordinaria visión de la cultura quiteña.

  • 31
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 8
  • 0
  • 0
  • 0
           LLÁMANOS
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com