La Vista desde Casa Gangotena: Mañanas en la Plaza San Francisco

Tabla de Contenidos

comparte este post
● 3 minutos de lectura

Hay un momento en el que la oscuridad de la noche se convierte en una sombra borrosa sobre la Plaza San Francisco. Despiértese en su cómoda habitación a las 05:30 am y diríjase a la terraza del tercer piso de Casa Gangotena donde será testigo del amanecer. Al principio, será casi imperceptible, pero lentamente la luz empezará a cambiar; de repente, en un abrir y cerrar de ojos, la histórica plaza se bañará de luz, revelando una de las mejores vistas de Quito. En Ecuador, el sol sale a las 06:00 de la mañana todos los días del año. En comparación con latitudes más cercanas a los polos, el sol se eleva y se pone con sorprendente rapidez (debido al ángulo en el que cae sobre el horizonte).

Amanecer desde la Plaza San Francisco
Disfrute del amanecer sobre el centro histórico de Quito desde la comodidad de su habitación en Casa Gangtoena.

Todo en silencio

¿Por qué despertarse tan temprano, perdiendo valiosas horas de sueño durante sus vacaciones en la capital ecuatoriana? Pues, es en este momento que todo está silencioso. La ciudad está absolutamente quieta. Este es un oasis de tranquilidad previo a la llegada de los trabajadores y turistas. Una hora encantada en la que la ciudad es toda suya. Asómese al balcón y échele un vistazo a la plaza antes de enfrentar al mundo.



Los primeros sonidos

“¡Merrrrrcio de hoy! ¡El Comercio!”. La primera llamada de un vendedor de periódicos rompe el sueño de la urbe con su canto. Las campanas retumban desde las paredes doradas de la Iglesia de la Compañía, o talvez forman una sinfonía de tintineos junto a las campanas de las otras diez iglesias que se encuentran alrededor de Casa Gangotena. Luego, se escucha el aleteo de las palomas que, según cuenta la leyenda, son demonios transformados que esperan ansiosamente el regreso del alma de Cantuña, el legendario estafador de la Plaza San Francisco.

Un vistazo a la vida local

Con esta primera luz cálida, se pueden ver las siluetas solitarias de un perro dormido y de un hombre contemplativo descansando en las gradas de piedra de la iglesia de San Francisco. Otro hombre se apresura para cruzar la plaza llevando un plato de comida, mientras un grupo de mochileros detienen su marcha para pedir instrucciones a una mujer indígena que viste una elegante blusa bordada; los mullos dorados de su collar atrapan la luz de los primeros rayos del sol. Estos son algunos de los más vistazos más íntimos de la vida local: una mañana como cualquier otra en el Centro Histórico, uno de los lugares más provistos de magia en todo Quito.

Vista desde la Sala Plaza de Casa Gangotena
Puedes ver la Plaza San Francisco directamente desde la Sala Plaza.

La vista se revela sola

En un día despejado, uno puede llegar a ver tan lejos como la cumbre luminosa del Cayambe, que parece sorprendentemente cercano a las cornisas góticas de la Basílica del Voto Nacional. A 5.790 metros sobre el nivel del mar, esta es la tercera cumbre más alta de Ecuador, ubicada a unos 70 km de la ciudad. Las mejores vistas de Quito se revelan una por una: la maravillosa estatua de la Virgen del Panecillo, las cúpulas verdes de las iglesias, los fértiles valles y montañas y la silueta de edificios coloniales del Centro Histórico.

Una ciudad activa

Uno por uno, los comerciantes toman sus posiciones alrededor de la plaza bajo un arcoíris de sombrillas que invitan a todo el mundo a echar un vistazo a sus productos. Un hombre que vende humitas de maíz hace su primera venta del día y las palomas hambrientas entran volando mientras un niño arroja migajas para alimentarlas.

Amanecer en la Plaza San Francisco
Desde temprano, locales comerciales como las panaderías comienzan a trabajar para los quiteños.

El día empieza

A las 8:30 am se abren los enormes portones de madera de la Capilla de Cantuña, que se prepara para recibir a los devotos de la ciudad. La Plaza San Francisco se llena de color, ruido y vida. El día en Quito ha comenzado.

¡El desayuno espera!

Una vez que haya capturado la mejor vista de Quito, ¡el desayuno le espera! Diríjase al restaurante de Casa Gangotena para comenzar su día renovado, a todo lujo y con estilo.



Elegante patio de Casa Gangotena, un Hotel Boutique en Quito.
Adéntrate en el Corazón de la Historia en Casa Gangotena
Sumérgete en la grandeza del pasado de Quito y experimenta un lujo incomparable en Casa Gangotena. Donde cada rincón cuenta una historia, y cada estancia pasa a formar parte de la historia.

COMPARTE ESTE POST

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación recomendada