Reading Time: 2 minutes

«Me siento realmente en casa aquí en el restaurante. Me siento cómoda. Esa es la atmósfera que hemos creado.»

Carla es una camarera que ha estado trabajando en Casa Gangotena desde hace cuatro años.

Mi familia era muy unida. Mis hermanos, mi mamá, mi papá y yo solíamos compartir todo. Mi hermano era un gran cocinero…

Mi madre es de Cuenca, así que siempre comíamos mote en casa: mote pillo, que es mote con huevos revueltos para el desayuno. Eso es muy típico en Cuenca. También comíamos cuy en casa, que también muy tradicional entre nosotros. Comíamos en familia, tal como lo hacemos ahora.

Mi madre es de Cuenca pero vive en Quito desde hace 45 años. Yo crecí en el sector de El Recreo, en el sur.

Quito se ha vuelto mucho más moderno desde que estoy aquí. La población ha aumentado y ha habido muchos cambios en la gastronomía: nuevas opciones de comida internacional, al igual que la comida típica ecuatoriana también ha mejorado.

El equipo del Hotel Casa Gangotena.
Carla es parte del equipo del Hotel Casa Gangotena.

En Casa Gangotena estamos enfocados en platos ecuatorianos y productos ecuatorianos – el 80 por ciento de todos los ingredientes son ecuatorianos, incluso en el menú de cócteles.

Me encanta el pollo en pepas de sambo. Es un plato muy especial y muy sabroso. Y el ceviche de pescado es realmente bueno también. Es un plato marinado de la región de Manabí, que lleva maní y aguacate: una gran combinación.

Hay algo de comida cuencana en el menú, como mote pillo y también la fritada, un plato típico de cerdo cocinado en una paila que se come en todos los Andes.

Casa Gangotena es un hotel encantador, exclusivo y cómodo. Es un hotel boutique y tiene muy altos estándares de servicio.

Me encanta hablar con los huéspedes: los chilenos, norteamericanos, los que vienen de Japón. Es una nueva experiencia para ellos porque se sienten como si estuvieran en casa.

Cuando se crea un nuevo menú de cócteles, se hace una demostración de todas las nuevas bebidas, lo mismo con la comida. Y el menú del restaurante cambió casi totalmente hace poco. Del otro menú sólo quedó el locro de papas –porque a la gente le encanta –y las empanadas… Pero el resto es nuevo: nuevos sabores, técnicas, ingredientes. Y tenemos que saber todo sobre cada plato.

Me siento realmente en casa aquí en el restaurante. Me siento cómoda. Esa es la atmósfera que hemos creado.

  • 1
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
           LLÁMANOS
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com