¿Qué debería visitar en el centro histórico de Quito? ¡15 lugares que no te puedes perder!

Reading Time: 13 minutes

Quito: una joya colonial en los Andes

¿Qué tiene Quito que enamora a tantos visitantes? Sus impresionantes paisajes, su terreno montañoso, la ilusión de ser una ciudad, rodeada de valles, que se extiende infinitamente, el hipnótico aroma del pan recién horneado en cada esquina, el clima templado y el dinámico cielo que no podrá encontrar en ningún otro lugar del mundo.

Quito Colonial
Vista del centro histórico de Quito.

Además, es el hogar del centro histórico mejor preservado de América. Durante la última década, el centro histórico de Quito ha florecido considerablemente, atrayendo a artistas, emprendedores, residentes y comerciantes que han trabajado duro por restaurar y dar nueva vida a edificios en este increíble y único lugar, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Galerías únicas, tiendas y cafés ahora pueden ser encontrados en casi todas las esquinas, transformando dramáticamente el centro de Quito en un lugar repleto de hermosos parques y pasajes.


Despertar rodeado de historia, cultura y tradición

Como el centro original de la ciudad, el distrito histórico de Quito es un verdadero cofre de tesoro, lleno de hermosos lugares que le permitirán experimentar la ciudad en todo su esplendor, cultura y comunidad. Estar alojado en una ubicación privilegiada también le permitirá aprovechar las cortas distancias que hay entre sus diferentes e interesantes sitios de visita, lo cual es clave para obtener una experiencia única en este mágico lugar. A tan solo unos minutos de distancia de Plaza San Francisco, que es justo donde se ubica Casa Gangotena, usted podrá encontrar algunos de los museos, iglesias y tiendas más interesantes de la ciudad. La mejor parte es que no tendrá que lidiar con taxis, semáforos y parqueaderos. Usted podrá explorarlos a pie, a su gusto.

A continuación, encontrarás 15 razones muy importantes para considerar hospedarte en el centro histórico de Quito:


1. Hotel Boutique Casa Gangotena

Como una de las primeras mansiones en Quito, Casa Gangotena ofrece una perspectiva fascinante de la historia de la floreciente capital cuando la ciudad comenzó a crecer y prosperar. Hoy en día, el hotel boutique y restaurante, con techos altos y obras de arte originales, ofrece a los huéspedes un lugar único para experimentar Quito con lujo y estilo. Su impresionante y elegante fachada ornamentada combina con los lujosos espacios interiores rebosantes de historia y esplendor. Además, también es uno de los mejores y más convenientes lugares para empezar a explorar el centro histórico de Quito.

Terraza y bar en Quito, Ecuador
Desde la terraza de Casa Gangotena podrá disfrutar de una magnífica vista de la Plaza San Francisco de Quito.

Desde su exquisita terraza en la azotea, se puede disfrutar de una excelente vista de la Plaza de San Francisco y el centro histórico mientras saborea un cóctel exclusivo, especialidad de la casa, o un delicioso café. El cómodo patio interior es un gran lugar para disfrutar de uno de los deliciosos aperitivos del bar, mientras que el espacioso restaurante ofrece platos ecuatorianos de primera calidad (¡con un toque increíble!) y un servicio de primera clase.

Nota: Casa Gangotena también ofrece tours exclusivos sin igual, que profundizan aún más su aventura en la capital, así como experiencias de lujo como masajes y degustaciones gourmet durante todo el día.

¡Recibe los sabores más emblemáticos de la gastronomía quiteña a domicilio!
Con la nueva línea Mikuy de Restaurante Casa Gangotena, ¡podrás disfrutar de nuestra Cocina Mestiza donde tú quieras! Recibe deliciosos platos como el tradicional Locro Quiteño, Hornado de Costilla o Seco de Chivo con instrucciones exclusivas de nuestro chef y equipo para emplatar y crear un ambiente agradable en casa.

 

Mira nuestro menú Mikuy

2. La Iglesia y Convento de San Francisco

Es imposible no encontrar la inmensa Iglesia y Convento de San Francisco, ya que sus edificaciones se yerguen orgullosas una a lado de la otra, justo al frente de la Plaza de San Francisco. Las amplias escaleras de piedra antigua conducen a las imponentes puertas de madera de la iglesia, que cubren tres hectáreas (7.5 acres) y demoraron más de 200 años en construirse.

Iglesia y Convento de San Francisco en Quito durante la noche
La iglesia de San Francisco, al igual que varios lugares en el centro histórico, se ilumina todas las noches.

La entrada puede parecer poco impresionante al principio, pero cualquier decepción se sofoca de inmediato al descubrir el inmenso mar de colores en el interior. El techo, las paredes y el altar están todos cubiertos de oro, rojo carmesí y azul. En las paredes se retratan escenas eclesiásticas en increíbles pinturas al óleo y estatuas históricas.

Junto a la iglesia se encuentra el convento, que comparte los mismos pilares blancos majestuosos de piedra.  Al entrar en el santuario interior de este convento activo, los aromas de un patio conservado impecablemente, rebosante de flores y plantas coloridas que flotan sobre uno, lo conducen de inmediato a otra era, llenando nuestros sentidos con asombro e intriga.

3. Iglesia de la Compañía de Jesús

Aunque el exterior de la Iglesia de La Compañía puede parecer sobrio con su fachada barroca de piedra, sus pilares ensortijados de dos pisos de altura apuntan al hecho de que destaca entre las demás iglesias del centro histórico. Al entrar en esta iglesia jesuita, se lo puede apreciar en seguida– toda la nave está bañada de oro, yeso dorado y tallas de madera.

Iglesia de la Compañía de Jesús en Quito
La iglesia de la Compañía de Jesús tiene una decoración estilo rococo.

El efecto es impresionante, ya que cada pieza de arte, individual e invaluable, comienza a sobresalir. La Iglesia de la Compañía es la iglesia más ornamentada de Quito y es reconocida internacionalmente por su singularidad dorada. Algunas personas dicen que es la iglesia más hermosa del mundo, ¡pero le invitamos a conocerla por su propia cuenta para que pueda decidir!

4. El arco de la Reina

El Arco de la Reina se identifica fácilmente por sus vivos colores naranja y blanco mientras se eleva sobre una calle estrecha justo afuera de la Iglesia del Carmen Alto. Fue construida originalmente en 1726 para proteger de la lluvia a los indígenas devotos de una antigua capilla.

El arco de la Reina en Quito
El arco de la Reina en Quito es accesible por el Museo de la ciudad.

Ahora hay un área de exhibición donde se encuentra la capilla, que contiene una vibrante pintura al óleo de Nuestra Señora de los Ángeles. Se dice que la imagen original solía colgarse dentro de la antigua capilla y que, a medida que pasaban los años, los devotos notaron que la imagen se hacía cada vez más vívida. En consecuencia, fue replicada y conservada en lienzo para ser apreciada por las generaciones futuras. Si bien el arco representa una época de desigualdad entre los colonos españoles y los pueblos indígenas del Ecuador, visitarla nos ayuda a reflexionar sobre el pasado y el progreso que se ha logrado desde entonces.

5. Iglesia de Santo Domingo

Casi a las afueras del centro histórico, podemos encontrar la iglesia y la plaza de Santo Domingo. Una auténtica fusión de estilos arquitectónicos que incluyen influencias barrocas, neoclásicas y de moriscas, fue construida por los domínicos y modificada por sacerdotes italianos. Se podría pensar que unir tantas culturas, nacionalidades y estilos generaría confusión, pero el resultado final es una fiel representación de la elegancia misma.

Iglesia y Plaza de Santo Domingo en Quito
La iglesia de Santo Domingo es una de las iglesias más icónicas de la ciudad de Quito.

La iglesia es un amplio edificio blanco con una entrada claramente definida por puertas altas y arqueadas de madera. En el interior, una explosión de colores salta en la forma de tallas, relieves y magníficos frescos. Los detalles finitos de la Capilla de la Virgen del Rosario merecen ser examinados minuciosamente, ya que cada centímetro está cuidadosamente pintado y elaborado en oro, rojo real y espirales de color verde.

6. Centro Cultural Metropolitano

El Centro Cultural Metropolitano ofrece algo especial y único para todos. Comparte el mismo edificio con una biblioteca y un restaurante, lo que hace que el ambiente sea más bien intelectual y acogedor.

Centro Cultural Metropolitano en Quito
El Centro Cultural Metropolitano de Quito alberga exposiciones de arte moderno al igual que una colección de obras de la ciudad.

Su gran plaza interna está cubierta por una enorme cúpula de vidrio que ya es bastante impresionante por sí misma, pero el Centro Cultural Metropolitano ofrece a los visitantes exposiciones sin precedentes, que invitan a la reflexión, las cuales van desde el arte hasta la literatura y la historia (y todo lo que una pueda imaginarse), creando un recorrido mágico entre las diversas salas en su primer y segundo piso, cada una con una innovadora iluminación interior.

7. Palacio de Gobierno

El Palacio de Gobierno ocupa la cabecera de la Plaza Grande con toda la grandiosidad que un solo edificio puede abarcar. El brillante palacio blanco domina toda una cuadra en el corazón del centro histórico, y es fácilmente identificable desde todos los ángulos por la gigantesca bandera ecuatoriana que ondea orgullosamente desde su techo. Guardias ceremoniales se mantienen parados y atentos a ambos lados de la gran entrada, y todo lo relacionado con la atmósfera aquí evoca la disciplina militar, la precisión y el honor.

Palacio presidencial en Quito
El Palacio presidencial en Quito se encuentra en la Plaza Grande de Quito.

Justo debajo del edificio con doble balcón, pequeñas tiendas abarrotadas venden de todo, desde paletas de helado hasta decoraciones navideñas. Un recorrido por el palacio les ofrece a los visitantes un conocimiento más profundo de cómo se gobierna el Ecuador, e incluso les permite tomar algunas fotos simbólicas con los guardias que parecen estatuas.

8. Catedral Metropolitana de Quito

Se puede decir que la Catedral es una pieza importante de la historia y la gente de Quito, ya que fue construida en la principal plaza original de Quito en 1535. Las paredes blancas y austeras se compensan con las escaleras amplias de piedra y columnas imponentes que rodean la entrada principal. Una vez dentro de la iglesia, se sorprenderá con la belleza de todo lo que alcanzan a ver sus ojos.

Catedral Metropolitana de Quito
La Catedral Metropolitana de Quito es una de las más antiguas de la ciudad.

Los pilares de piedra continúan en el interior, pero se combina con generosas tallas de madera y paneles en cada pared. Candelabros de oro cuelgan en cada esquina y pequeños arcos lo conducen hacia el altar mayor, que a su vez está bañado en ricos tonos de verde, oro y rojo. Todo esto dirige su mirada a la pintura principal y central de la iglesia – La Virgen María. ¡Pero no olvide mirar hacia arriba! La cúpula sobre el altar está decorada con ángeles que flotan en las nubes alrededor de un tragaluz dorado.

9. Museo del Carmen Alto

Junto a la iglesia del Carmen Alto con sus dos torres y desgastada por el tiempo, se encuentra el museo del mismo nombre. Este museo emite sensación histórica y reverente incluso antes de que los visitantes crucen sus puertas: el gran vestíbulo cuadrado que se encuentra fuera del museo hace que uno sienta que está visitando un lugar especial y privilegiado.

Museo del Carmen Alto en Quito
El Museo del Carmen Alto en Quito está abierto para todo público.

Una vez dentro, notará que el museo busca reflexionar sobre el Arte del Patrimonio Carmelita, la vida cotidiana de las hermanas de la Orden de los Carmelitas Descalzos, y la vida de Mariana de Jesús – una santa y heroína ecuatoriana. Las puertas de madera originales todavía decoran cada entrada, y los troncos expuestos cubren los inmaculados techos blancos. Cada pieza ha sido exhibida cuidadosamente y con amor por sus devotos cuidadores.

10. Museo Casa del Alabado

El Museo Casa del Alabado puede parecer pequeño al ingresar, ¡pero no se deje engañar! Este museo de arte precolombino ecuatoriano exhibe algunos de los artefactos más preciados y valiosos de la ciudad. En total, el museo alberga 5.000 piezas arqueológicas de las cuales 500 se encuentran continuamente en exhibición.

Museo Casa del Alabado en Quito
El Museo Casa del Alabado conserva varias figuras precolombinas en su colección.

Todas estas piezas se muestran, muy adecuadamente, dentro de una casa colonial restaurada con excelente gusto, cuya construcción data del siglo XVII. Las paredes están construidas con piedra a la vista, que dan vida a las piezas expuestas y permiten que sus historias continúen contándose. Desde el balcón de madera hecho a mano, la vista sobre el patio central de la casa ofrece un refrescante respiro del movimiento intenso de la ciudad.

11. Basílica del Voto Nacional

La Basílica del Voto Nacional domina virtualmente todas las vistas existentes del centro histórico de Quito. Esta enorme iglesia neogótica es la más grande de su tipo en las Américas, con dos torres en forma de chapitel que se elevan muy por encima de la parte frontal de la iglesia, lo que le da una apariencia casi ominosa y potente. Los significados y detalles ocultos se extienden por toda la Basílica, e incluso las gárgolas a un lado de la iglesia representan diferentes animales ecuatorianos, incluyendo a las iguanas, armadillos y las tortugas gigantes de Galápagos.

Basílica del Voto Nacional en Quito
La Basílica del Voto Nacional es una de las iglesias neogóticas más grandes de América del sur.

El rosetón circular baña la capilla con una danza mística de colores que contrastan con las piedras grises utilizadas para construirla. Las escaleras de caracol dentro de la iglesia conducen a la cima de las torres, ofreciendo a los visitantes una vista impresionante de Quito y sus montañas circundantes. Al cruzar el puente elevado a lo largo del borde interior del techo, es fácil preguntarse cuántas historias contiene este enorme edificio. Aunque las escaleras que ascienden a la torre más pequeña parecen desafiar a la muerte, la vista es incluso más espectacular que la que se encuentra en la parte superior de las escaleras de caracol. Esta iglesia no solo ofrece una perspectiva única de la historia de Quito, sino que también ofrece a los visitantes toda una aventura condensada de exploración arquitectónica.

12. Teatro Nacional Sucre

Se hizo todo lo necesario para asegurarse de que el exterior del edificio ilustrara la pompa y el esplendor que alberga el Teatro Nacional Sucre. Su fachada exterior es de color blanco nieve, que resalta aún más los reflejos dorados y los marcos de madera de las ventanas arqueadas.

Teatro Sucre en Quito
El Teatro Sucre fue uno de los primeros establecimientos para ópera en América del sur.

Los icónicos pilares conducen nuestra mirada hacia el frontón, donde estatuas doradas representan una escena de Apolo y otros dioses griegos. El teatro ofrece asientos de terciopelo rojo en tres niveles con paredes de color amarillo pálido y una enorme araña de cristal que lo supervisa todo. El Teatro Nacional Sucre ofrece funciones musicales locales e internacionales que van desde el jazz hasta la música clásica – así que tenga la seguridad de que ofrece algo que todos puedan disfrutar.

13. Teatro Bolívar

Desde su exterior el Teatro Bolívar es inmediatamente reconocible debido al gran letrero vertical iluminado que anuncia ‘Bolívar’, y la taquilla circular original, de color rosa. Restaurado a su antigua gloria después de que una parte considerable se incendiara hace un par de décadas, una enorme araña de cristal cuelga de un mar gris de seda suspendida sobre el piso de baldosas que forman un mosaico en la entrada principal, anunciando que esta experiencia es ciertamente única.

Teatro Bolívar en Quito
El Teatro Bolívar tuvo un incendio devastador en el año 1999.

El teatro alberga una gran variedad de funciones durante todo el año dentro de un ambiente de grandeza y elegancia. Los asientos de cuero rojo conducen a un gran escenario bordeado con cortinas de terciopelo rojo real. Los arcos dorados revisten ambos lados del teatro, acentuados con el mismo color. ¡Todo lo que hay que hacer es tomar asiento y disfrutar de la función!

14. Calle La Ronda

Probablemente habrá oído hablar de un hotel o restaurante boutique, pero ¿alguna vez ha oído hablar de una calle boutique? La Ronda reúne todo lo que un turista podría soñar en un callejón de adoquines que está lleno de edificios y balcones coloridos que han sido decorados alegremente con flores colgantes y banderas ecuatorianas. Las tiendas ofrecen todos los recuerdos artesanales que se pueda imaginar, e incluso se organizan talleres sobre cómo se elaboran algunos de sus productos.

Calle La Ronda en Quito
La calle La Ronda en Quito tiene actividades tradicionales para todas las edades.

Un hombre conocido hace bailar trompos, y varias tiendas están gustosas de revelar a los visitantes el proceso de elaboración de sus productos de chocolate. Aquí siempre se puede encontrar una sensación de festividad, especialmente de noche cuando la calle se despierta y los bares y restaurantes comienzan a tocar música en vivo y ofrecen bebidas y comida tradicional ecuatoriana, incluyendo micheladas y empanadas. Las calles también se llenan de todo tipo de actos y juegos carnavalescos para los niños.

15. Barrio San Marcos

Cuando una de las características más destacadas de un barrio es una cafetería única en su clase que se ubica dentro de una antigua iglesia, sabe que le espera una sorpresa agradable. El pintoresco barrio de San Marcos ofrece a los visitantes una auténtica experiencia de la vida en Quito, invitándolos a recorrer sus calles que están flanqueadas por edificios pintados de verde, rosado y/o azul, cada uno de los cuales tiene balcones llenos de flores de colores brillantes.

Barrio de San Marcos en el centro histórico de Quito
El barrio de San Marcos es uno de los más antiguos de la ciudad de Quito.

Los propietarios de puestos de frutas y verduras le dan la bienvenida, mientras los niños que juegan en la calle sonríen y saludan. Mientras recorre el vecindario, puede detenerse en cualquiera de sus numerosos museos y, para cuando finalmente se canse, hay muchos cafés y restaurantes que ofrecen una experiencia gastronómica cálida y agradable y un lugar para descansar. El aire aquí siempre está lleno de risas relajadas y charlas mezcladas con los aromas de fruta fresca y café.

¿Cuándo es el momento para visitar Quito y hospedarse en el centro histórico?

Con el enfoque renovado de una ciudad que conserva su pasado mientras planifica su futuro, no hay mejor momento para visitar este lugar hermoso y único, ubicado entre las majestuosas montañas de los Andes sudamericanos, que el presente. De manera delicada, el centro histórico de Quito se moderniza; sin embargo, dedica el mismo esfuerzo y energía en preservar el pasado que hace de esta joya un lugar acogedor. Hospedarse en el centro histórico es la manera más fácil de experimentar lo mejor que Quito tiene para ofrecer, incluyendo sus numerosos museos, iglesias, festivales, restaurantes y cafés, todo a tan solo unos pasos de distancia.


  • 40
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 5
  • 0
  • 0
  • 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


           LLÁMANOS
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com