Reading Time: 9 minutes

La Pascua en Quito es un momento hermoso y conmovedor pero complejo y confuso. Tiene su propio calendario, su propio código de vestimenta, incluso su propio menú. Sigue leyendo para conocer la información privilegiada sobre estas extrañas y maravillosas tradiciones, a medida que iluminamos los budines, los pueblos y la gente de Semana Santa en la capital ecuatoriana. Tanto si eres un devoto católico como si no, la Semana Santa en Quito es una experiencia cultural que atesorarás.

Máscara de diablo tradicional
Quito es muy apegado a sus tradiciones.

Los Postres

Higos con queso
Los higos con queso son uno de los postres más populares para el Viernes Santo.

Ciertamente hay razones por las que es posible que desees derrochar en postres durante la Semana Santa en Quito. Y luego, de nuevo, hay razones por las que es posible que no. Si por un lado, has respetado la Cuaresma como un buen católico y te has privado de los dulces durante 40 días y noches, merecerás una buena recompensa azucarada. Pero si por otro lado, has estado marcando el destierro de Jesús en el desierto con ataques regulares de fanesca, ​​bueno, el mero pensamiento de la indulgencia comestible puede ser suficiente para hacer que te duela el estómago.

Supongamos que perteneces a la primera categoría, y estás buscando la dulzura. Quito tiene lo que necesitas. Tan firmes son estos postres sostenidos en la tradición ecuatoriana que están prácticamente escritos en las escrituras sagradas. Y lo que es más, hay una trinidad de ellos, santo en verdad.

Primero que nada: higos con queso fresco. Humilde para el ojo inexperto,  pero este es verdaderamente el alimento de los dioses. La suavidad reconfortante del queso blanco hinchado forma la almohada perfecta para la dulzura sedosa de los higos. Empapados en agua y cocidos a fuego lento con azúcar, canela, clavo de olor y especias. Los higos toman una calidad similar al caramelo, con una salsa de jarabe que no sentirás vergüenza de lamer su plato una vez que la fruta y el queso hayan desaparecido.

El siguiente en el triunvirato sagrado es manzanas asadas. Una vez más, no hay mucho que mirar, el plato es todo brillante, piel arrugada y pulposa carne, coronada por la estrella de un clavo, sostenida por una rama de canela. Pero lo que le falta en la presentación lo compensa en sabor: este plato tiene un sabor muy fuerte, mucho más que la suma de sus partes.

Finalmente, el Espíritu Santo del trío es arroz con leche. Olvídate de la versión británica aburrida y de la enfermiza encarnación asiática. El arroz con leche de Quito es la crème de la crème. Y la Pascua en Quito no sería Pascua en Quito sin ella. Incluso hay una canción para niños sobre esto:

“Arroz con leche, me quiero casar, Con una señorita de San Nicolás! “

No, no estamos exactamente seguros de lo que se supone que significa, tampoco, pero lo que está claro es la notoriedad de este postre global.

Arroz con leche de Semana Santa
El arroz con leche usualmente se come como parte del almuerzo del Viernes Santo.

Ingredientes:

  • Una taza de arroz (lavado y enjuagado)
  • Cuatro tazas de leche
  • Una taza de azúcar, panela o leche condensada
  • Palitos de canela
  • Pimienta dulce
  • Vainilla
  • Pasas
  • Crema batida o huevos

Una simple receta de arroz con leche

Existe más de una forma de pelar un gato y hay más de dos maneras de hacer arroz con leche.  La primera opción es cocinar el arroz en agua hasta que se suavice, después agregar la leche, el azúcar, el pimiento dulce, los palitos de canela y cocinar hasta que se espese. Luego, se agrega las pasas y quita las ramas de canela. Retire del fuego y, para hacerlo más cremoso, agregue la crema batida y la vainilla (o las yemas de huevo batidas con leche y vainilla) y mezcle de forma continua.

Otra opción es cocinar el arroz directamente en leche. Algunas recetas requieren leche condensada en lugar de azúcar o incluyen cáscara de naranja o ralladura de limón. En Quito, el plato se sirve caliente.

Si no quieres tener que hacerlo en casa, lo más probable es que la mayoría de los restaurantes sirvan cada uno de estos postres durante la Semana Santa en Quito. ¿No puedes decidir cuál te gusta más? Ordena los tres. La Pascua sucede pero una vez al año.


Los Pueblos

Semana Santa en Quito en una experiencia innegablemente especial, pero es cuando sales de las fronteras de la ciudad y exploras algunos de los pueblos pequeños o pueblos que te rodean, llegas a sentir el verdadero alcance de la ceremonia. Cada uno, quizás con solo unos pocos cientos de habitantes, tiene sus propios rituales detallados, tradiciones que datan de siglos, desde misas y ceremonias hasta extravagantes y diabólicos disfraces.

Las carrozas de Puéllaro

El Martes Santo, San Pedro de Puéllaro se convierte en el centro de una hermosa ceremonia nocturna. El pequeño pueblo está escondido en los bosques secos andinos, en la ruta escondida o ruta oculta a unos 60 km de Quito. Los fieles son alertados para que se reúnan con un antiguo artilugio de madera, para marcar la Pasión de Cristo.

Durante todo el día, las fraternidades y los devotos han estado limpiando minuciosamente los diferentes íconos religiosos y preparando 12 carrozas que, después de haber acumulado polvo durante la mayor parte del año, ocupan un lugar de honor, exhibiendo estatuas de los santos, las vírgenes y Cristo. Con todo el cuidado de una madre cariñosa, los devotos bajan las estatuas de sus estantes, las visten y las colocan en carrozas rodeadas de decoraciones ceremoniales. Cuando cae la oscuridad, las carrozas se llenan de velas, iluminando en oro los rostros de los fieles. Cada estatua se alinea fuera de la Basílica de San Pedro de Puéllaro, y después de las oraciones de bienvenida, comienza la procesión.

Música triste y sombría se desplaza sobre la brisa de la tarde, uniendo a la comunidad en este acto de fe del martes santo. Es un ritual tranquilo e íntimo en un pueblo adormecido, cuyos residentes observan cada año junto a los visitantes que acuden a presentar sus respetos.

Una vez que la marcha llega a su fin, los músicos se calientan con unas pocas bebidas a base de licor de caña, mientras observan cómo las estatuas se levantan de sus plataformas y vuelven a colocarse en sus lugares. Pero esta no es la última vez que tendrán una salida: el Viernes Santo, serán sacados una vez más, en un espíritu de reverencia y penitencia.

Fin de semana de Pascua en Alangasí y La Merced

La tradición católica se encuentra con el folklore andino en las coloridas y singulares festividades de Alangasí y La Merced. Ubicados a 25 km de Quito, en el valle de Los Chillos, los pueblos pasan meses preparándose para la Semana Santa. Las comunidades devotas se unen para crear una impresionante recreación de la Pasión, con una procesión del camino a la Caballería que incluye al menos 60 personas vestidas como las Almas Santas, los santos, Verónica (que limpia la cara de Jesús), Simón ( quien acude en ayuda de Jesús para llevarlo a la cruz), la Virgen María, María Magdalena, Juan y Pedro y los ángeles. Hay soldados romanos alineados en columnas, manteniendo su carácter serio, ya que mantienen el orden entre los espectadores y participantes, y los devotos que vienen cada año para observar el montaje desde las alas.

Cada uno de estos retratos vivientes está bien ensayado, con líderes que cuidan de sus grupos, asegurando que sean alimentados.

Algunos de los personajes de la procesión son extraños hasta el punto de ser surrealistas: cucuruchos que representan la penitencia con tocados negros absurdamente altos, puntiagudos, decorados casi como árboles de Navidad; almas santas que han alcanzado el cielo todo en blanco; almas avergonzadas en negro.

El Viernes Santo, el buen ladrón, Dimas y el mal ladrón, Gestas, se unen a la escena, flanqueando un crucifijo. Y la parte más pesadillesca de todo es la llegada de los demonios. Un cóctel del diablo de la leyenda andina y Satanás de la creencia católica, estos personajes pintan sus cuerpos semidesnudos de rojo y aventón en capas rojas, con botas con espuelas y elaboradas máscaras con dientes crujientes y cuernos, cada uno hecho a mano por el usuario en un arduo ejercicio de artes y oficios.

De nuevo, completamente en carácter, los demonios hacen travesuras, se ríen en voz alta en la iglesia, persiguen a los niños y amenazan a los adultos.

Para ganar este dudoso honor, los demonios deben confesarse todos los domingos, y deben jugar el mismo papel en Semana Santa durante 12 años, o arriesgarse a la desgracia y las pesadillas.

El domingo de Pascua, en medio del humo y el estruendo de los fuegos artificiales, se cuelga una muñeca de trapo de un árbol para representar al diablo. Cristo es derribado de su cruz y los clavos son quitados y entregados a los 12 ángeles. La Virgen, cubierta por un manto de luto, llega con un séquito al centro de la ciudad a mediodía, acompañada de música religiosa. En medio de pétalos de rosa, incienso, canto y el toque de docenas de instrumentos, se abre un camino para la Virgen, que acaba de llegar del “Cielo”, representada por un escenario azul y blanco decorado con telas y espejos. Se encuentra con un ángel cantando, que intercambia su manto de luto por un velo blanco y suelta una paloma blanca de paz.

María se reúne con su hijo resucitado y regresan a la iglesia, en la mejor expresión del bien triunfando sobre el mal. Surrealistas y más que un poco abrumador, estas celebraciones son el producto del choque cultural extremo de Ecuador y la magia de su gente.


Los personajes

“Las calles vibran con animación extraordinaria bajo la pompa de la Iglesia”.

Personajes de pascua
Estas tradiciones han sido conservadas en Quito por cientos de años.

Se sabe que las tradiciones de la Semana Santa en Quito datan del siglo XVI, cuando la Inquisición española presionó a los católicos para que realizaran exhibiciones ostentosas de fe. En la celebración de la Semana Santa, esto se tradujo en procesiones extravagantes de los devotos en disfraces extraños e incómodos, a menudo en dolor auto-afligido.

En 1841, el viajero francés Alcide d’Orbigny estuvo en Quito durante la Pascua y logró documentar las festividades, describiendo con claridad precisa cada uno de los extraños personajes del desfile, con bellas ilustraciones a juego. A continuación se encuentran algunos extractos del libro de d’Orbigny, “Voyage Pittoreque”, reimpreso en el libro “Imágenes de identidad: Acuarelas Quiteñas del Siglo XIX”.

“… vimos pasar bajo nuestras ventanas cinco ‘maniquíes’, o figuras extrañas vestidas de blanco, precedidas por un grupo de niños, cantando pequeñas canciones. Cada uno de ellos tenía la cabeza cubierta por un enorme bonete de pan dulce de cinco o seis pies de alto, del cual colgaban dos piezas de tela o cintas largas y delgadas, que a veces flotaban hasta el suelo. Una falda blanca, ceñida con un cinturón, y cayendo hasta los talones, cubría el resto del cuerpo. Cada uno llevaba en la mano una pequeña campana que sacudieron repetidamente. Ellos llaman a estas figuras alms santas; No sé el motivo “.

“Una segunda procesión, más considerable que la primera, salió de San Francisco y pasó bajo nuestras ventanas, desde donde pude examinarlo sin perder un solo detalle. En la cabeza marchaban primero un cierto número de hombres, llevando linternas al extremo de palos largos, dos de los cuales precedían a los otros tenían la forma de estrellas. Vinieron seguidos de dos figuras, que representan, según me han dicho, San Juan Evangelista y Santa Magdalena; después de tres almas santas, lo mismo que ya describí, excepto que el que está en el medio era una cabeza más alto que los demás, y llevaba un largo tren blanco, llevado por un niño vestido como un ángel con dos alas grandes “.

“Detrás de ellos caminaban de a dos los barberos de la ciudad, con la cabeza descubierta y vestidos con sus pintorescos trajes de grandes ceremonias, que consistían en un poncho estrecho, doblado por completo, y pantalones cortos sin medias ni zapatos”.

“Los barberos fueron seguidos por un inmenso flotador de madera dorada, cubierto con una tela y adornado con lámparas, espejos e imágenes de santos, sobre el cual apareció el Salvador, vestido de pies a cabeza con un vestido completamente bordado en oro y llevando una cruzar.”

“Este último personaje era delgado, atado a las orejas, con la cabeza cubierta por un sombrero dispuesto insolentemente a un lado, con dos bigotes gruesos y formidables. Las mujeres, con las velas del altar en sus manos, seguían el flotador, y las veinte lo llevaban dobladas bajo el peso. “Alcide d’Orbigny

Aunque los rituales detallados anteriormente ocurrieron hace casi dos siglos, muchas de las costumbres permanecen igual en Semana Santa en Quito, con los participantes del Viernes Santo Jesús, la Procesión Jesús del Gran Poder vestidos con estos extraños atuendos. Una tradición duradera, uno esperaría que continuará en los siglos venideros.

  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com