...

Carpe Diem, Estilo Quiteño: Explorando la emblemática figura del ‘’Chulla’’ en La Calle de la Ronda

Tabla de Contenidos

● 6 minutos de lectura

Quito como un Chulla 

Ubicada en la vibrante capital de Ecuador, la calle La Ronda de Quito no es solo una calle, sino un testimonio vivo de la rica historia y cultura de la ciudad. Este pintoresco callejón adoquinado, flanqueado por casas centenarias y tiendas de artesanías, encapsulan la esencia del encanto histórico de Quito. Parte de este encanto es un ícono cultural conocido como ‘’Chulla Quiteño’’, una figura que conlleva a un profundo sentido de identidad y tradición dentro de la comunidad quiteña local.

Y resulta que la calle La Ronda es el hogar de esta figura folclórica del “Chulla”: una especie de bon vivant o socialité ingenioso que a menudo es sorprendido viviendo por encima de sus posibilidades. Una excelente manera de aprender más sobre esta figura icónica de la historia de Quito es caminando por La Ronda. En este blog, exploraremos las características únicas de la calle La Ronda y cómo se relaciona con el ícono cultural del "Chulla Quiteño".

El Tapiz Cultural de La Ronda 

La Ronda ha sido durante mucho tiempo la joya de la corona de la cultura quiteña. Un paseo por esta preciosa calle es como un viaje al pasado. La calle, que ha sido testigo del paso de los siglos, cuenta numerosas historias del pasado colonial de Quito y su evolución hasta convertirse en una bulliciosa ciudad moderna. Fue aquí, en la época colonial española, donde La Ronda adquirió su significado actual: un lugar donde convergen la cultura, la historia y los encantos nocturnos. 

Picturesque La Ronda street near Casa Gangotena, a renowned boutique hotel in Quito.
The Chulla over on La Ronda Street

Durante el día, se puede disfrutar del sencillo encanto de las numerosas tiendas y restaurantes artesanales, donde poco ha cambiado en los últimos cien años. Aún se practican los oficios tradicionales de Quito y se sirven platos típicos.

Por la noche, La Ronda se transforma en un escenario encantador, con luces iluminando el camino y música llenando el aire. Los visitantes disfrutan de una variedad de experiencias tentadoras, desde puestos de comida tradicional que ofrecen delicias locales hasta presentaciones de música en vivo que resuenan con las conmovedoras melodías de Ecuador. Es un lugar donde cada rincón ofrece un nuevo descubrimiento, junto con una nueva historia que contar.

¿Qué es un Chulla? 

Si bien no existe una traducción directa al inglés para este término único, esencialmente significa "único" o "singular". La frase "Chulla Quiteño" se refiere específicamente a un hombre de Quito que vive solo y es autosuficiente, destacando a menudo su individualidad y distinción. En resumen, es un individuo singular, bohemio y orgulloso de su herencia quiteña. 

La canción “Chulla Quiteño” (a veces denominada, en forma diminutiva, como "Chullita Quiteño") es considerada un himno en Quito que captura el espíritu de su gente. Narra el orgullo de ser quiteño, resaltando la idiosincrasia social y cultural de la ciudad, sus hermosos paisajes y su importancia histórica. Durante la primera semana de diciembre, a menudo lo escucharás tocar en toda la ciudad durante la celebración de la fundación de la capital de una semana de duración en Quito conocida como “Fiestas de Quito”. Si bien las opiniones pueden variar sobre si define a toda la ciudad en su estado actual, no se puede negar que ocupa un lugar especial en los corazones de los quiteños de prácticamente todas partes de la ciudad, muchos de los cuales a menudo participarán en la letra si escuchan la canción.

En definitiva, el Chulla Quiteño es una figura que representa una mezcla de herencia, resiliencia y un estilo distintivo para celebrar la vida. Esta noción se resume perfectamente en la vibrante atmósfera de la calle La Ronda, donde la esencia del patrimonio de Quito cobra vida cada noche, y el himno de “El Chulla Quiteño” resuena por todo el callejón, particularmente durante las “Fiestas de Quito”. 

Un viaje a través del tiempo 

Cada aspecto de La Ronda es un homenaje al legado cultural de la ciudad. Una visita aquí es más que un simple paseo: es una experiencia inmersiva que lo sumerge en el corazón del patrimonio cultural de Quito. La calle sirve como un puente que conecta el pasado con el presente, invitando a los visitantes a explorar sus edificios históricos, interactuar con artesanos locales y disfrutar de la cocina tradicional ecuatoriana. Ya sea saboreando un canelazo caliente (una bebida alcohólica hecha con licores fuertes, caña de azúcar y canela) en una noche fría o explorando las galerías de arte que bordean la calle, La Ronda ofrece una porción de la vida quiteña que es atemporal y vibrante.

La Ronda y el Chulla Quiteño no son meras atracciones: son símbolos del espíritu perdurable y la riqueza cultural de Quito. Para quienes buscan comprender la esencia de Quito, una visita a La Ronda es vital. Es un lugar donde la historia, la cultura y la comunidad se unen, ofreciendo un vistazo al alma de Ecuador. A través de sus caminos empedrados, su vibrante vida nocturna y el orgulloso himno del Chulla Quiteño, La Ronda es un testimonio de la belleza y diversidad de la cultura quiteña. 

Descubriendo los Oficios Ancestrales de La Ronda 

Embelleciendo las calles adoquinadas de La Ronda, los edificios de la época colonial y las vibraciones espectaculares se encuentran sus antiguos oficios y artesanías, muchos de los cuales se han conservado y se practican continuamente en todo el callejón. No es de extrañar que a los Chullas también se les llame a menudo hombres de “14 oficios y 16 necesidades”.  

Hojalatero: El Arte del Estaño 

El oficio de hojalatería, es un oficio milenario que consiste en cortar, dar forma y unir hojalata para crear una variedad de artículos que van desde utensilios hasta piezas decorativas. En La Ronda, los hojalateros trabajan con precisión y creatividad, transformando láminas de estaño en intrincadas obras de arte. La habilidad del hojalatero para moldear metal en objetos funcionales y ornamentales muestra una extraordinaria combinación de habilidad técnica y visión artística, lo que hace de sus talleres una parada fascinante para los visitantes. 

Orfebre: un legado de brillo 

Los orfebres de La Ronda son guardianes de una brillante tradición, elaborando exquisitas joyas y adornos que reflejan el rico patrimonio cultural de Ecuador. Trabajando con delicadas herramientas y técnicas transmitidas de generación en generación, estos artesanos dan forma meticulosamente al oro para crear diseños impresionantes. Su trabajo no sólo encarna la belleza y la artesanía de la joyería ecuatoriana sino que también cuenta historias del pasado del país, haciendo de cada pieza un tesoro atemporal. 

Ebanista: Maestros de la Madera 

La ebanistería, o “Bargueños” como se les llama en Quito, es otro oficio estimado que se encuentra en La Ronda. Aquí, los ebanistas son venerados por su habilidad para trabajar la madera, creando muebles y artículos decorativos que combinan funcionalidad con belleza. A través de sus manos, la madera se transforma en obras maestras, cada una con su propio carácter y elegancia únicos. Estos ebanistas se enorgullecen de su trabajo, asegurando que la tradición de la fina carpintería continúe siendo un distintivo de La Ronda.

Fabricante de juguetes: creadores de alegría 

En el ámbito de los oficios tradicionales, los jugueteros de La Ronda ocupan un lugar especial por su papel de aportar alegría y asombro a grandes y pequeños. Utilizando métodos apreciados durante siglos, estos artesanos elaboran juguetes que no sólo son divertidos sino que también motivan a un significado cultural. Desde figuras de madera hasta peonzas, los juguetes fabricados en La Ronda son un testimonio de la creatividad y la dedicación de los artesanos a su oficio. 

¡Viaja en el tiempo y visita La Ronda! 

Los oficios tradicionales de La Ronda, junto con los vestigios de la icónica Chulla Quiteño, son un vívido recordatorio de la importancia de preservar la artesanía y las tradiciones culturales en el mundo moderno. Los visitantes que den un paseo por esta histórica calle del casco antiguo de Quito disfrutarán de una experiencia auténtica, siendo testigos de primera mano de las habilidades, pasiones y tradiciones que iluminan estos antiguos rincones de la ciudad. Ya sea que se esté maravillando con las delicadas joyas de un orfebre, disfrutando de los ritmos y el ambiente de la vida nocturna o apreciando el nutritivo encanto de los platos tradicionales, una visita a La Ronda es un viaje al corazón del legado cultural de Ecuador. 

Al explorar La Ronda y abrazar el concepto de Chulla Quiteño, tanto los visitantes como los lugareños participan en una tradición que trasciende el tiempo, celebrando la perdurable maravilla y el patrimonio de Quito. 

Elegante patio de Casa Gangotena, un Hotel Boutique en Quito.
Adéntrate en el Corazón de la Historia en Casa Gangotena
Sumérgete en la grandeza del pasado de Quito y experimenta un lujo incomparable en Casa Gangotena. Donde cada rincón cuenta una historia, y cada estancia pasa a formar parte de la historia.

COMPARTE ESTE POST

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación recomendada